¿Quién conduce la rebelión en Libia?

Ir abajo

¿Quién conduce la rebelión en Libia?

Mensaje  NikePatrick el Lun Ago 22, 2011 11:34 pm

Un Consejo Nacional de Transición formado por referentes de la oposición debería asumir el Gobierno del país una vez completado el derrocamiento del régimen de Khadafi. ¿Pero quiénes lo integran?

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]



Los rebeldes ya han anunciado que el gobierno provisional será trasladado de Bengasi a Trípoli y se nombrará "un nuevo gobierno de transición que va a gobernar el país y servir al pueblo en todas las ciudades". El anuncio fue hecho desde Londres por el encargado de Negocios libio, que dirige la embajada de ese país en la capital británica desde que el Reino Unido reconoció al Consejo Nacional de Transición (CNT), el 27 de julio pasado.

Ante la inminencia del cambio de régimen, surge el interrogante por lo que vendrá. En un país de composición tribal, que desde hace cuatro décadas no conoce la existencia de partidos políticos, ni de ejercicio electoral de ninguna clase, y que carece de una Constitución digna de ese nombre, es natural que existan más incógnitas que certezas sobre el futuro inmediato.

A diez días de iniciado el levantamiento, el 27 de febrero de 2011, se anunció la creación del CNT. Y el 5 de marzo, éste se declaró, por boca de su presidente, el ex ministro de Justicia Mustafá Abdel Jalil, "único representante de Libia".

Poco a poco, este organismo que aspira a suceder a Khadafi para instaurar la democracia, fue ganando reconocimiento internacional, pero sus miembros siguen siendo grandes desconocidos. Se encomiendó entonces a varios de sus miembros la tarea de "tomar contacto con el extranjero a fin de obtener un reconocimiento internacional del Consejo". Sus misiones son tres: legitimar el apoyo internacional a la insurrección libia, recuperar los haberes del dictador y mostrar que el post-Khadafi será regido por una autoridad capaz de asumir el relevo.

Francia fue el primer país que reconoció al CNT como "representante legítimo del pueblo libio". Fue el 10 de marzo y el gobierno francés anunció el envío de un embajador a Bengasi. Le siguieron Italia, el 4 de abril, Kuwait el 13 de abril, Alemania el 13 de junio, Turquía el 3 de julio, Estados Unidos el 15 de julio y Reino Unido el 27 de julio, entre otros. En total, 34 países le dan su reconocimiento oficial.

Las dudas sobre la composición del Consejo -del cual surgirá seguramente un primer gobierno provisional- y su capacidad para administrar la transición explicarían, incluso, para algunos analistas, la "demora" de la OTAN en apoyar más abiertamente la rebelión y forzar la salida de Khadafi. La desastrosa experiencia de la heterogénea Alianza del Norte que asumió el poder en Afganistán en 1992 tras la caída del régimen sostenido por Moscú y que fue derrocada en 1996 por los talibanes -hasta que estos fueron, a su vez, depuestos en 2001 luego de los atentados contra las Torres Gemelas y el Pentágono- está allí para sustentar todos los temores.

Además, el criterio de integración del CNT es relativamente desconocido, ya que la identidad de varios de sus miembros es secreta, por motivos de seguridad. En teoría, sus integrantes están elegidos en base a su experiencia y de acuerdo a una distribución geográfica.

Existen además disensos internos en el grupo, lo cual es lógico considerando su número. El incidente más grave fue el asesinato el 28 de julio pasado en circunstancias misteriosas del general Abdel Fatah Younes, un ex pilar del régimen que oficiaba de jefe de Estado Mayor de la rebelión.

El CNT presentó el 17 de agosto pasado una "declaración constitucional" de 37 artículos según la cual preveen entregar el poder a una asamblea elegida en un plazo máximo de ocho meses que adoptará una nueva Constitución. En esa declaración el CNT se define como "la más alta autoridad del Estado" y "único representante legítimo del pueblo libio; dice que su legitimidad se origina "en la revolución del 17 de febrero" y anuncia que dejará la capital rebelde, Bengasi, para instalarse en Trípoli apenas se proclame la liberación.

Entre los 31 miembros del Consejo basado hasta ahora en Bengasi, bastión del levantamiento desde sus comienzos, hay representantes de diferentes regiones y ciudades libias. Muchos de ellos fueron hasta el estallido de la rebelión funcionarios del régimen por cuyo derrocamiento luchan desde el pasado mes de febrero. Otros son disidentes de más larga data. Los más importantes, según informa el diario El Mundo de España, son:

Mustafa Mohamed Abdul Jalil (foto) tiene 59 años, es el líder del Consejo y fue ministro de Justicia de Khadafi, puesto al cual renunció para sumarse a la rebelión. Antes de llegar al ministerio se desempeñó como juez. Nació en 1952. El régimen que hoy se derrumba había puesto precio a su cabeza: 400 mil dólares.

Según Malcolm Smart, director de Amnistía Internacional para Medio Oriente y Africa del Norte, Jalila, "era el ministro más independiente del gobierno y uno de los que eran capaces de denunciar los abusos y criticar a los servicios de seguridad". Otros analistas consideran en cambio que será "muy difícil tener una Libia nueva con él". En su pasivo está el rol desempeñado en la confirmación de la condena a muerte de las enfermeras búlgaras -injustamente acusadas por el contagio deliberado del virus del SIDA a miles de niños- y el haber integrado un régimen que conculcaba los derechos humanos más elementales.

Abdul Hafez Ghoga es el vicepresidente y vocero del Consejo Nacional. Es abogado especializado en derechos humanos. Khadafi lo acusó de "alta traición" por unirse al levantamiento en su contra y de su hijo Saif Al Islam, hoy capturado por los rebeldes, denunció que hasta hacía "dos semanas se sentaba en la haima del coronel, celebrando sus victorias".

El jefe militar de la rebelión es Omar Al Hariri, un ex camarada de Khadafi de la época en la que éste aún era un joven oficial del Ejército y juntos conspiraban contra el rey Idris, a quien derrocaron mediante un golpe de Estado en 1969. A diferencia de los dos anteriores, Al Hariri es un disidente de vieja data: en 1975 quiso derrocar a Khadafi, fracasó en el intento y acabó en la cárcel, donde pasó 15 años.

Mahmoud Jebril actúa como "ministro" de Exteriores del Consejo Nacional. Antes de la rebelión, este graduado en Ciencias Políticas había intentado promover una democratización del país a través de un proyecto, Visión Libia, elaborado con otros intelectuales. Según El Mundo, en un cable filtrado por WikiLeaks, el embajador de los Estados Unidos en Trípoli describía a Jebril como "un interlocutor serio que comprende la perspectiva estadounidense" y como un "reformista". Trabajó para obtener el apoyo del Parlamento europeo y el reconocimiento del Consejo por el gobierno francés.

Ali Issawei comparte "cartera" con el anterior. Es originario de Bengasi y fue ministro de Economía en el año 2007. En 2009 perdió su cargo, oficialmente por un escándalo de corrupción, aunque el rumor fue que tenía fuertes disidencias con el entonces Primer ministro, Ali Al Mahmudi. Issawei es uno de los diplomáticos que renunció al iniciarse el conflicto.

Ahmed al Zubair Ahmed al Sunasi es el preso político que más años ha pasado en prisión. Liberado en 2001, había sido arrestado en 1970 por un supuesto intento de derrocamiento de Khadafi.
avatar
NikePatrick
[ ACHON ] [H][F][P]
[ ACHON ] [H][F][P]

Mensajes : 158
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 03/08/2011
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Quién conduce la rebelión en Libia?

Mensaje  zeus el Jue Ago 25, 2011 3:30 pm

Buen Aporte
avatar
zeus
[ ACHON ] [H][F][P]
[ ACHON ] [H][F][P]

Mensajes : 188
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 02/08/2011

Ver perfil de usuario http://www.gb-latino.com

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.